By: joelabonia On: julio 20, 2016 In: MAS Comments: 0

CUANDO DIOS TE LLEVA AL DESIERTO…

Oseas 2:14

Pero he aquí que yo la atraeré y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón.

Sé que quizás, muchos cuando vean el titulo pensaran como desierto = soledad, lugar de  procesos  y pruebas, ¿saben? si, tienen razón, el desierto es un lugar solo, donde te cansas más de lo normal, donde sientes morir, donde sientes que tus fuerzas ya se agotan y de dónde quieres salir ya.

Y quizás algunos se preguntaran ¿si el desierto es todo esto, porque Dios me querrá llevar ahí?, otros  ni se lo preguntaran. Pero saben, estos días pude entender la respuesta que Dios siempre me daba cuando le pregunta que ¿por qué pasaba por desiertos?

Desde que inicié el 2016 sabía que este iba a ser un año de muchas cosas, de muchas responsabilidades  en todas las áreas de mi vida (profesional, personal, laboral, ministerial, familiar, económica, espiritual, etc.)  Y en todas estas tendría que responder, e inicie con muchas ganas; Pero a medida que los días, meses transcurrían, con tantas cosas que tenía me fui cargando y esas fuerzas se fueron agotando, y fui menguando en mi área espiritual, y si eso está mal sabemos que el resto también. Entonces empecé a pasar por “desiertos” unos ocasionados por mis decisiones y otros no sabía el por qué.

Exactamente hace un mes, o sea el 21 de junio, Dios me dijo: “Te llevare al desierto, y allí, con mucho cariño, haré que te vuelvas a enamorar de mi” en ese momento le dije “¿otra vez?” y su respuesta fue “estad quieta y conoce que yo soy Dios” pero seguía sin entender y al tiempo estaba ansiosa de como seria esta vez el desierto.

Al siguiente día me dijo “te necesito SOLA”  y pensé “pero sí sola estoy”, pero ÉL me quería sola literal, sin preocupaciones, sin responsabilidades, y créanme que fue una decisión difícil de tomar, pues no quería renunciar a lo que más quería en ese momento que eran, mis amigos, el ministerio, inclusive mi trabajo, y lo pensé y lo medite, y el sábado 25 de junio decidí hacerlo, decidí alejarme de mis amigos, tomar una licencia de responsabilidades en el ministerio y dejar mi trabajo en un lugar menos importante, no fue algo fácil, me dolía en el alma, pero recordaba que ÉL no le importo dar a su hijo por mí, por nosotros, recordé su acto de amor e hice lo mismo, un acto de amor por él y por mí. Y aunque no fue fácil ha sido el mejor desierto por el que he pasado, si, hubo dolor, lagrimas, pruebas, tentaciones, ganas de salir ya, pero como ÉL me lo prometió hablo con cariño e hizo que me volviera a enamorar de ÉL.

Y hoy ya fuera del desierto quiero decirte que no te apresures por salir, que lo disfrutes, así parezca una locura y que no podrás hacerlo, pero cuando entiendas que es ÉL quien te lleva, te restaurar y te hablar y te enamorara de la mejor manera, del cual no querrás salir de ahí.

No pelees por un desierto más, obedece. Haz un acto de amor por ti y más importante, por ÉL

Leave reply:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *