By: joelabonia On: octubre 21, 2016 In: MAS Comments: 0

EL CAMINO

Es natural que disfrutemos los juegos o las películas que tienen una historia, que cuentan algo, que tengan una “trama”. A mí me gustan más ese tipo de películas e incluso de juegos, donde uno se involucra y de alguna manera inicia un camino que, cuando se recorre por primera vez, se desconoce.

En el FIFA, el juego, sé que la mayoría de hombres disfrutará más este ejemplo que las mujeres; se creó una nueva modalidad llamada: “El camino”. Consiste en eso, recorrer el camino de un futbolista para convertirse en una estrella, iniciando desde divisiones inferiores y luego intentando pasar una prueba en un equipo de la liga inglesa. La idea del juego es involucrarte con la historia, que sientas como si estuvieras viviendo el camino que recorre el personaje.

Lo mismo pasa con las películas, me involucran en la historia, siento que estoy viviendo lo que el personaje vive, el miedo, la tristeza, el fracaso, la felicidad, el éxito. Al final de eso está llena la vida. Lo curioso es que la mayoría de películas y juegos terminan de una manera buena, no se acaban en la tristeza o el fracaso, sino que se superan esos momentos y al final, por muy triste que sea la historia, todo sale bien.

Algo extraño sucede cuando ya vuelvo a la realidad, porque pierdo la capacidad de disfrutar cada momento. Pareciera que estoy más interesado en el final que en el camino. Muchas veces me concentro tanto en la meta, el objetivo, que olvido que lo que estoy viviendo día a día son pasos hacia ese objetivo y me frustro o desanimo porque no pasan las cosas como me gustarían o porque nada que llego a la meta.

Mi invitación para ti es que no hagas lo mismo que yo, no te frustres, porque sé que también te pasa; no intentes apresurar el tiempo, disfruta el camino, el paisaje, el momento, pero no te quedes estancado, sigue avanzando hacia la meta. El camino es para que lo recorras, lo contemples y lo disfrutes, porque todo lo que vives Dios lo usa para tu bien, como un proceso de entrenamiento o de formación, donde estás aprendiendo lo que necesitas para llegar a tu propósito y cumplirlo correctamente. Así que no te desanimes si tu meta parece estar lejos, alégrate de lo que vives hoy porque eso te permitirá llegar a tu objetivo.

Por último, no te preocupes por el fin, Dios dice: “Mis planes para ustedes solamente yo los sé, y no son para su mal, sino para su bien. Voy a darles un futuro lleno de bienestar” (Jeremías 29:11 [TLA]). Entonces no pienses más en tu futuro, ese futuro ya está asegurado y Dios promete que será bueno. Si tienes eso claro, seguramente te será más fácil disfrutar todo lo que vivas, no importa si te parece bueno o malo, Él lo usa para tu bien siempre.

Mira el camino, el paisaje, el paso a paso, el día a día. Disfruta tu propio juego o película, ¡Vive tu camino!

Leave reply:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *