By: joelabonia On: febrero 29, 2016 In: MAS Comments: 0

EL LUGAR DE DIOS
(1 Jn. 5:20-21)

Seguramente al ver el título habrás pensado que el lugar de Dios es el cielo, y donde está sentado en Su trono, o tal vez la Iglesia. Pero como bien lo resalta Juan, Él también puede habitar en nuestros corazones. Pero piensa, ¿Dónde le gusta a Él habitar?

Empiezo el tema con la conclusión a la que Juan llegó, Conoces=Tienes comunión=Ocupa un lugar en tu corazón (vr. 20), Dios te dio entendimiento para que pudieras conocerlo y así Él pudiera llegar a tu corazón.

En nuestros Blogs anteriores hemos estado hablando acerca de la primera carta de Juan, y a través de ella has aprendido verdades importantes que en este capítulo Juan resume en nuestro tema de hoy. Entrando en tema, si debes ocuparte de todo lo que ocupe el lugar de Dios en tu corazón, ¿Qué lo puede ocupar?

1. Pecado: (Ver 1 Juan 5:18) El pecado siempre tiene la misma función (sea del tamaño que sea) y es separarte de Dios eternamente. Sin darte cuenta él empieza a alejarte de Dios y Su presencia, y del mismo modo, empieza a alejarte de las personas.
2. Sentimientos: (Ver 1 Juan 4:18) Temor, odio o rencor, orgullo, depresión, culpabilidad. Cuando ellos gobiernan tu corazón (muchas veces sin que te des cuentan) te alejan de Dios y alejan a Dios, así que soluciona lo que debas solucionar. Perdona, ama, ríe, sé lleno de Su Espíritu.
3. Personas: (Ver 1 Juan 5:12) Como humano, tiendes a poner tu mirada y corazón en la persona (o ministerio/pasión) que más amas y sin darte cuenta terminas trabajando para Dios pero sin Él, o en una relación de amistad, noviazgo, matrimonio o familia que te roba toda tu atención de Dios (ver Jeremías 17:5-7). Lo más importante es que tengas al Hijo, pues si lo tienes, tienes vida. Que Él sea el centro de tu vida y corazón y lo demás gire en torno a Él.

Seguramente con algo o todo estarás identificado, y ahora lo más importante, ¿cómo preparar y mantener un lugar para Él? (Ver 1 Juan 5:1-5)
• Saca lo que está mal: Limpia la casa, saca el pecado, los sentimientos incorrectos y las personas que tiene excesiva atención. Eso dejará el lugar listo para que Él pueda entrar.
•Ama a tus hermanos: (vr. 1) Si no amas a tus hermanos aquienes puedes ver, ¿Cómo podrás amar a Dios a quien no ves?
•Obedece a Dios: (vr. 2) La obediencia es a tiempo y completa, aprende a escuchar y conocer lo que Dios quiere.
•Ama a Dios: (vr. 3) En nuestros blogs anteriores has aprendido al respecto. La mejor manera de demostrar el amor es a través de la obediencia.
Confía en Dios: (vrs. 4-5) Para eso necesitas conocerlo y amarlo.

Por último, todo esto te llevará a ser un verdadero adorador como en su época lo fueron Abraham, José, Daniel y sus amigos, David y muchos otros, que amaron y obedecieron a Dios, que entregaron sus vidas para cumplir la voluntad de Dios.

¡Sé un verdadero adorador!

Escrito por:

David Avendaño

Diseño por:

Jonathan Centeno

 

 

Trackback URL: http://iccva4.org/el-lugar-de-dios/trackback/

Leave reply:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *