By: joelabonia On: junio 26, 2016 In: Jóvenes Comments: 0

Salgo corriendo rápidamente a la calle principal, no sé por qué si hay tanto estrés, pero quiero aire fresco. Distintas caras se me quedan mirando con diferentes emociones. Miro más allá y algo capta mi atención … algo no, alguien. Es el rostro de la experiencia. Su cara me da tantos detalles de su vida pero decido mejor conversar.

Al terminar la conversación se despide de mi con un abrazo y susurra en mi oído “que tus ojos no se desvíen, mira siempre al frente y quizá la vida sea más bonita”.

Esta persona, cuyas preocupaciones le pudieron y lo perdió todo, es la misma que un día se levantó y creyó, debía tanto dinero para esta vida y la otra, pero entendió que probablemente pierdes más si miras lo que te persigue en vez de lo que quieres seguir. “No os preocupeis que el Señor estará con vosotros hasta el final de los días.”

Nos levantamos día tras día quizás quejándonos de madrugar, del trancón, del jefe/profesor tan insoportable, ignoramos que la vida es demasiado corta para minimizarnos a detalles insignificantes. Has una recuento del tiempo que pasas pensando en las cuentas que hay que pagar y te diré cuántos años has perdido. La vida es como un suspiro .. que no te quedes sin aire y sin fuerzas para parar y reflexionar cuando a lo mejor ya es tarde; no queremos llegar a la edad de la experiencia y aconsejar a otros lo que por tanto tiempo buscamos, o peor aún, estar en este momento pensando en el mañana en vez de vivir un hoy.

No hay ninguna sensación mas grata que al sentir nuestras rodillas tocar el suelo, el alma respirar, el corazón acelerado, la piel erizada, lágrimas como ríos, nuestra vida rendida. Es justo ahí, donde no existen preocupaciones, ni valles de estrés, es la mirada al frente y el consentimiento de que sin importar a dónde seamos llamados, es ese mismo lugar donde anhelamos llegar. Donde las montañas no son tan grandes de lo que parecen, la gente exagera. O somos nosotros con la fe de que no hay nada tan grande como su presencia.

Leave reply:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *