By: joelabonia On: mayo 15, 2016 In: Jóvenes Comments: 0

“La vida está llena de oportunidades” es una frase tan común que nos dicen cuando fracasamos o no nos va tan bien como esperábamos. Quizá te suene a frase de cajón y pienses que para ti no hay más oportunidades o quizá estás del otro lado y no quieres darlas más porque sientes que te han fallado tanto que este mundo no merece tu compasión. No quieres bajar la guardia y te mantienes en tus decisiones de no permitirlo más porque terminarás perdiendo de nuevo. Todos hemos pasado por esto y no es fácil perder oportunidades o intentar dar una nueva a esa persona que tanto daño te hizo. La experiencia nos lleva a cerrarnos para que nuestro corazón no sufra más decepciones y vivir en un equilibrio sin emociones que nos lleven a experimentar cosas nuevas, eso tampoco es bueno.

Cuando pienso en nuevas oportunidades viene a mi mente todas las veces en las que Dios daba una nueva oportunidad al pueblo de Israel, ¡eso sí es tener paciencia! A pesar de su desobediencia, sus traiciones (si señores, el pueblo de Israel traicionó a Dios con otros dioses) aun cuando Dios envió a Jesús para salvarlos, el pueblo lo dejó a un lado y seguía haciendo todo lo opuesto a aquello que el corazón de Dios quería, ¿Cómo te sentirías en el lugar de Dios? En nuestra humanidad, bueno por lo menos yo, ¡ya hubiera mandado una bola de fuego que acabara con todos! Y es que con tantas oportunidades uno espera que la gente recapacite, reaccione y cambie, pero no, no siempre pasa así.

Recuerdo que hace un tiempo entregué toda mi confianza a una persona, se volvió tan importante que creía en todo lo que hacía y decía, aun cuando la gente me advertía que no era como yo creía. Después de situaciones inesperadas esa perfección se derrumbó y todo lo que yo creía no era tan real, me fallaron, traicionaron mi confianza, mi corazón quedó destrozado sin ganas de confiar en nadie más, con miedo a volver a ser traicionada. Fue difícil, imagínate ¿qué sentirá Dios cada vez que nosotros le fallamos y traicionamos su confianza?

Pensé en esto por un momento y sentí que yo muchas veces he traicionado a Dios pero a pesar de esto Él me ha dado una nueva oportunidad cada día. Se preguntarán que pasó con esa persona: le di otra oportunidad, una oportunidad de recuperar mi confianza, la apoyé en esos momentos difíciles y perdoné. En esos momentos pensé en como Dios a pesar de que fallo muchas veces está ahí, no para juzgarme, ni para reprocharme mis acciones. Está con los brazos abiertos para decirme HOY TE DOY UNA NUEVA OPORTUNIDAD, hoy podemos COMENZAR DE NUEVO.

No te rindas en intentarlo, debes darte una nueva oportunidad con tus sueños, con tu estudio, con un nuevo empleo, con el amor, arriésgate y no te quedes detrás de la baranda viendo como pasa la vida mientras temes al fracaso. Los momentos difíciles vendrán, las tristezas estarán pero recuerda que siempre tendrás una nueva oportunidad y por supuesto que puedes dar a otros nuevas oportunidades.

Perdona, ama, sueña, vive sin importar cual sea la situación recuerda algo importante: Dios está a tu lado para darte OTRA OPORTUNIDAD.

escrito por: @lunaplateada

DESCARGAR PDF

Leave reply:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *